LAS 3 PREGUNTAS QUE HACERTE PARA COMPRENDER UNA RABIETA DE TU HIJO

¿Alguna vez te has fijado en lenguaje que utilizas?