¿Alguna vez te has fijado en el lenguaje que utilizas?

  • ¿Ha pasado mucho tiempo sin verte?

Muchas veces los niños descargan todo su enfado con la mínima situación, ya sea no quiero esa merienda, o porque has venido tú a buscarme y no papá.

Es una excusa con la que pueden expresar ese enfado o sentimiento de pena, quizá después de llevar todo el día sin verte. No saben expresar sus emociones a través de la palabra, y mucho menos explicar algo tan complejo como es razonar y explicar con términos temporales que te han echado de menos. Por lo que da igual si merienda una manzana o plátano, no cambies su merienda solo escúchale y verbaliza que le comprendes y ya estás ahí con él.

  • ¿Estoy dejándolo suficiente espacio de decisión y favorezco su autonomía?

Muchas veces vamos tan rápido en un mundo tan acelerado y no tenemos en cuenta que: 1 los niños viven el aquí y ahora( de lo que tendríamos que aprender) y 2 que nuestras prisas no deberían influir en los tiempos de calidad que necesitan para hacer y ser.

Has pensando el porqué de esa rabieta y no lo comprendes. ¿Le has preguntado?¿Has verbalizado tu disconformidad y tu poco entendimiento al respecto?

Los niños necesitan que les tratemos como personas, son pequeños pero comprenden y muchas veces no compartimos con ellos una comunicación fluida y ellos también tienen que ser partícipes de cómo te sientes.

  • ¿Cuál es la información que le trasmites con tu lenguaje y tu comunicación?

Ellos son niños, no son mini adultos, a veces se pasa por alto este detalle. Hay que poner mucho el foco en como es el lenguaje que utilizas al comunicarte con él.

Generalmente, ellos comprenden de forma literal, y un ahora no, por ejemplo ,no significa una negación rotunda, a lo que ellos esperan que llegue el sí. Este simple hecho que podría haberte ahorrado con una sencilla explicación se ha convertido el que entre la emoción y se apodere de él y ya estamos otra vez liados..

Atiende al lenguaje que utilizas ya verás cómo te va a quitar de más de un quebradero de cabeza y a la criatura de más de un sofoco.

¿Alguna vez te habías parado a pensar en estos 3 puntos?¿Qué te ha parecido? ¿Quieres compartir tu propia experiencia?

Si te interesa el tema del coaching familiar, crianza consciente y asesoramiento en la crianza y te gustaría ampliar información, puedes pasar por mi web https://criarconalma.com/ donde podrás encontrar otros artículos interesantes o escribirme un email a martaserra@criarconalma.com.

Antes de despedirme, me gustaría agradecerte tu tiempo con un regalito, una guía de 10 consejos prácticos para criar niños felices, si la quieres, solamente tienes que pinchar aquí.

¡Sigue disfrutando de la crianza, es una experiencia única! 😊